Cistitis, la infección urinaria más frecuente

La cistitis en la infección de la vías urinarias que se da de manera más frecuente en la mujer. Por lo general la bacteria responsable de esta infección es E.Coli, que puede colonizar la vejiga, uretra o uréteres.  Las mujeres contraen con frecuencia este tipo de infección en la vejiga  debido a  las relaciones sexuales, porque la uretra puede haber sufrido contusiones durante la misma. En algunos casos aislados, las cistitis repetidas en las mujeres son originadas por una conexión anómala entre ésta y la vagina. Pero la cistitis no sólo se da en la mujer sino que también puede darse en el hombre o en los niños. Cualquier persona que presente piedras en el riñón que obstruye el paso de la orina, puede sufrir este tipo de infección, así como las personas sometidas a cateterismos o uso de sondas. Un descenso en el sistema inmune, una malformación en el sistema urinario o un trastorno en la capacidad de controlar la función de la vejiga, también predisponen a padecer cistitis. Durante el embarazo es habitual que la mujer sufra cistitis debido a los cambios producidos  en el organismo.

Estos cambios disminuyen la eficiencia del sistema urinario para evacuar la orina por lo que el riesgo de infección aumenta. La cistitis se detecta fácilmente porque produce una serie de síntomas muy molestos: frecuencia de la necesidad de orinar, dolor y escozor al orinar, dolor durante  las relaciones sexuales, aparición de sangre en la orina, cambios en el aspecto de la orina, picor vaginal.

 Estos son los síntomas más frecuentes, pero también puede darse vómitos y naúseas o fiebre. La prueba de diagnóstico general de la cistitis en un análisis de orina dónde se examina la posible presencia de gérmenes. Debido a que se trata de una infección bacteriana, el tratamiento se va a basar en antibióticos, siendo los más usados el trimetropin, la amoxicilina, la ampicilina y las quinolonas. Se suelen usar dos ó tres dosis únicas pero altas. Estos pueden ir acompañados de un AINE, como los derivados del ibuprofeno, para aliviar el dolor y disminuir la inflamación. Además el paciente deberá ingerir entre 2 y 3 litros de agua diarios para favorecer la eliminación de los gérmenes. También es recomendable tomar zumos ácidos de frutas, (limón, naranja, arándanos),estos alteraran el pH urinario lo que favorece la destrucción de los gérmenes.

En caso de padecer alguno de los síntomas o sospechar de que se padece  una infección urinaria, es necesario acudir al médico rapidamente ya que si no es tratado correctamente y a tiempo el estado del paciente puede empeorar y dar lugar a otras complicaciones más serias, como una infección renal, cistitis crónica o incluso una insuficiencia renal.

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *